16 de enero de 2013

Te conocí, te quise y me enamoré


Nuevamente estoy aquí, frente a este blog que ha relatado mis días.

¿Qué ha pasado en este tiempo? Todo sigue avanzando pese a la distancia y, la verdad, nunca creí que algo así pudiera funcionar, que las ganas de verle no disminuyeran sino que aumentaran con cada palabra.
Todos los momentos que he vivido por ahora a su lado me han parecido perfectos... Siento que por una vez he encontrado a esa persona que muchos creen que nunca van a encontrar conforme pasa el tiempo... La tengo, ahí, esperándome tan solo a mi... Espera poder verme cada día, tiene la esperanza de que algún día no solo sea un deseo y por fin me tenga para él... Ansío esa idea, el poder verle despertar, el contemplar esa sonrisa desde por la mañana, esos besos que parecen no tener fin.


Me siento, realmente.... Especial



No sabría ni siquiera si esa palabra logra recoger todo lo que me hace sentir...

Es extraño, siempre tuve palabras para todo pero cuando me pongo a pensar en él me faltan, no existen... No puedo describir lo que siente mi cuerpo al volverlo a ver, tenerle cada día, reír con él, abrazarle y, en definitiva, sentirle a mi lado después de haber pasado días y días tras una pantalla a kilómetros de distancia.


¿Lo peor?



Siempre dijeron que eran las despedidas y aún lo sigo creyendo. Es demasiado doloroso ver cómo esos días tan irreemplazables se nublan por las lágrimas que no cesan, por la angustia que aumenta con cada paso que se aleja y las ansias de ir tras él intentan, por cualquier medio, salir en un instante y no dejar que se marche. Junto a todo eso, añádele el dolor de verle llorar al igual que tú, verle tan mal por el hecho de saber que nos queda la espera y la promesa de que una cuenta atrás nos lleve a volvernos a encontrar entre el ajetreo de un simple aeropuerto.



He estado ausente, lo siento...  Quizás podría resumirlo todo y centrarme en el momento en el que volvió a verme. No olvidaré nunca este fin de año 2012 en sus brazos y el inicio de un 2013 aferrada a su mano y un dulce beso de un año nuevo lleno de esperanzas, anhelos y deseos de que, sea como sea, siga a su lado.



Me corta la respiración con palabras... Palabras como el que desee recorrer mi cuerpo lentamente con su mano, aferrarse a mi por las calles sin más palabra, girarme solo para besarme, que soy su pequeño mundo, que soy aquello en lo que se despierta y piensa, aquello con lo que sueña, aquello que es lo último que pasa por su mente antes de dormir, las ansias de verme cada mañana dormida a su lado y ver cómo las sábanas cubren mi cuerpo y le recuerdan que sí, que sigo ahí junto a él un día más, que le hago desconectar de todo aquello que le agobia, que soy lo mejor que hay para él, que soy aquello que no quiere perder.



Me necesita. No creí posible el hecho de que alguien me necesitara cada día, no pensaba que existiera ningún chico tan perfectamente imperfecto para mí. Me encanta. Le quiero. Le deseo. Me necesita tanto como yo a él...



Espero que alguien me entienda, ojalá alguien pudiera sentir lo que yo siento...



Me he.... Enamorado.

Sí, enamorado, aquello que no sabes hasta que no lo estás y me he perdido, perdido en mí misma de una forma tan... Inquietante. Ha entrado en mi mundo, aquel que cualquiera evita, encontró la llave y entró sin avisar y cambió gran parte del caos que había en mi interior y me hizo ver cómo no todos son iguales, cómo el hecho de conocer a una persona de diez meses, quererla en tres, besarle y pasar días inolvidables en cinco e incluso salir oficialmente en ocho pueden hacer que cambies la perspectiva sobre todo lo que decías, o creías, conocer.
Volví a confiar.
Volví a darle una oportunidad a sentir.
Volví a tener una sonrisa en mi rostro.
Volví a ser aquella que pensé hace tiempo que nunca volvería a ser.


Siento.... Siento que es mi oportunidad de ser feliz y no, no pienso desaprovechar nada porque he pasado por cosas insufribles y ahora estoy aquí sin pasado, con presente y un futuro que, espero, aparezcas en él... Y, ¿sabes? Nunca estaré dispuesta a arruinarlo todo por nada.




 

No sé si lo merezco o no, no sé dónde me llevará, solo sé que quiero hacerle tan feliz como él me hace sentir a mi... Solo deseo ser aquello que quiere tener a su lado.
Quiero ser solo yo, para él.
No necesito más.
Quiéreme.
Cuídame.
Confía en mí.
Sé sincero.
Espérame.
Siénteme.
Deséame.
Piénsame.
Sopórtame. 
Porque yo, no me cansaré nunca de hacerlo contigo.


Te quiero y te puedo asegurar que más de lo que piensas, mi vida.



Gracias por ser tú, solo tú.



Te conocí... 
2/4/2012  
Entonces ya te quería y me besaste por primera vez....
14/8/2012 
 Y comenzamos finalmente nuestra vida... 
1/11/2012
Y hasta hoy, vivo perdidamente enamorada de ti

4 comentarios:

  1. Hola! paso a decir que acabo de subir un nuevo capitulo de just tonight! siento el C&P, pero quiero avisar a todo el mundo. siento este tiempo sin pasar! y procuraré pasar pronto! muchas gracias de antemano! :)

    ResponderEliminar
  2. hola si puedes pasar a mi blog a darme tu opinio seria genial http://vivirsinreloj-fotolog.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    Creo que alguna vez leí tu blog, pero no te dejé ningún comentario por no molestar.

    Hoy buscando en internet historias hermosas con las que poder pasar las horas antes de ir a dormir, me topé con este bonito rincón de desahogos. Pero realmente lo que me ha llamado la atencción y me ha hecho decidirme ha escribirte ha sido tu historia, una historia que podìa ser la mía: esa sensación de no pertenecer a nada, de vivir sola en medio de tantas personas. Llegar a pensar que tu única amiga es la soledad. Encontrarte tan vacía y desear con tantas ganas encontrar a esa persona que te cure y te llene, pero al mismo tiempo lo deseas tanto, pero piensas que no correrás esa suerte y de repente, el día menos esperado aunque deseado, encuentras a esa persona que te cambia la vida. Como tú, mi pareja también vive a muchos kilómetros de mí, son ya 3 años que nos conocemos, y dos y medio de pareja formal. Por ahora no me quejo, porque dentro de lo malo puedo verlo una vez al mes unos cuatro días, pero el primer año fue más duro,nos veíamoz cada dos meses o más y como a ti el momento de la despedida era horroroso.

    Te entiendo, entiendo lo mal que se pasa y lo difícil que es, pero si te sirve de consuelo; terminarás llevándolo mejor. Con el tiempo y cuando se hayáis visto más veces terminaréis "acostumbrándose" a esa situación.

    Bueno, solo desearte que seas muuuuuy feliz y que vivas la experiencia que te ha brindado la vida de enamorarte en la distancia como algo mágico y maravilloso, porque es un amor mucho más fuerte y valiente que muchos otros. Si sabemos apreciarlo, es mucho más hermoso vivir un amor verdadero en la distancia, aunque muchas veces sea esa distancia la causa de nuestra lágrimas. Pero recuerda amiga, que todo lo bueno se hace esperar...

    Te deseo la mejor de las suertes.

    Te dejo mi fotolog por si algún día quieres hablar, yo estarìa encantada.(jeyssikita)

    Jess.

    ResponderEliminar
  4. Lo conoci un verano..... su luz me cegó. Fue como si lo conociera de mil vidas anteriores y aunque ni siquiera hubo un solo beso aun lo amo.

    ResponderEliminar